Saltar al contenido

Biografía de Santo Toribio de Magrovejo Resumen

Santo Toribio de Magrovejo

Resumen de la Biografía e historia de Santo Toribio de Mogrovejo, En esta reseña te brindamos los datos más importantes de su historia verdadera resumida de este personaje. Como vida, muerte y los acontecimientos que marcaron en la historia.

Información de Santo Toribio de Mogrovejo:

Fecha y lugar de nacimiento: 15 de noviembre de 1538, Mayorga-España.

Fecha y lugar de fallecimiento: 23 de marzo de 1606, Distrito de Saña-Perú.

Nombre de Nacimiento: Toribio Alfonso de Mogrovejo y Robledo.

Padres: Luis Mogrovejo y Ana de Robledo.

Esposa: No tuvo.

Hijos: No tuvo.

Ocupación: Profesor de Leyes.

Considerado como: El gran organizador de la Iglesia en América.

Apodo o apelativo: ninguno.

Frase célebre: “Nuestro gran tesoro es nuestro momento presente. Tenemos que aprovecharlo para ganarnos con él la vida eterna. El Señor Dios nos tomará estricta cuenta del modo como hemos empleado nuestro tiempo”.

¿Qué hizo?: Instruyo intelectual y espiritualmente a los indígenas haciéndoles entender sus derechos incluso en casos donde no hablaban el mismo idioma.

Fecha / Día que se le recuerda: 23 de marzo día en que se le recuerda.

Resumen de Biografía

Un breve resumen de la historia de Santo Toribio de Mogrovejo.

Santo Toribio de Mogrovejo, estudió Derecho y llegó a ser profesor de leyes. El Rey Felipe II notó su gran desempeño y lo propuso como Arzobispo de Lima. Como no era sacerdote, fue ordenado en Granada y al poco tiempo recibió la consagración episcopal. Desde ahí emprendió su viaje como misionero recorriendo poblaciones de Perú a pie bautizando y enseñando a los nativos.

Tomó posesión el 12 de mayo de 1581. Los conquistadores en ese tiempo cometían innumerables abusos y escándalos, él con gran valentía y rectitud defendió a la iglesia. Se destacó por su gran fuerza y dedicación en el trabajo.

Viajó mucho recorriendo kilómetros en el país y la gran mayoría lo hizo a pie bajo climas realmente difíciles, pero con un solo propósito instruir a la población en el plano espiritual e intelectual. Los ayudaba a entender sus derechos y que fueran respetados por los españoles y tratar de mantener la armonía en las diferentes clases sociales.

Convocó y presidió el III Concilio Limense, en él se trató la evangelización de los indígenas, catequesis a los esclavos y la impresión del catecismo en idioma castellano, quechua y aymara. Convirtiéndose en los primeros textos impresos de Sudamérica.

Durante el recorrido de sus las visitas logró construir caminos, escuelas y hospitales. Otro de sus logros fue que los sacerdotes aceptaran las parroquias en los sitios más pobres, aumentando así la el número de parroquias de 150 a más de 250.

Nunca fue apegado a los bienes materiales y así lo demostró en su testamento dejando todas sus propiedades y partencias a sus criados y personas más pobres.

Fue beatificado en el 28 de junio de 1679 por el Papa Inocencio XI y canonizado el 10 de diciembre de 1726 por el Papa Benedicto XIII.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *